Condena para ingeniero civil

Un ingeniero civil fue condenado a un año de prisión por un juez, por actividades peligrosas en la construcción, según consigna una información divulgada en la página oficial del Ministerio Publico.

El agente fiscal Carlomagno II Alvarenga, de la ciudad de Concepción, dice el reporte, representó al Ministerio Público en el juicio oral que acabó en condena al ingeniero civil Bernardo Javier Pérez. La pena privativa de libertad de 1 año se dio con suspensión a prueba. El procesado fue hallado culpable por el hecho punible de actividades peligrosas en la construcción.

Agrega que numerosas pruebas documentales se expusieron durante la audiencia pública, las cuales convencieron a la mayoría del Tribunal para dictar la sentencia condenatoria. Presidió el colegiado juzgador la magistrada Hilda Benítez, y fueron miembros titulares sus colegas jueces; Fulvio Salinas y Honorina Acosta. Los dos primeros citados dictaron fallo en favor de la pena, mientras que Honorina Acosta por la absolución.

Dice después que en esta causa penal la víctima fue un hombre de apellido Vitale Ghidini, quien había contratado al ingeniero Bernardo Javier Pérez para que le construyese una vivienda en la ciudad de Concepción. La obra empezó en el mes de julio de 2009 y culminó en noviembre de ese mismo año.

Explica seguidamente que la familia de Vitale Ghidini ingresó a la propiedad en el 2010, pero a partir de ese momento empezaron a notarse varias fallas y defectos de la construcción. Rápidamente hubo rajaduras en las paredes, y fisuras en todas las habitaciones de la vivienda, hasta el grado de que desde la habitación se observaba la calle. Además, las vigas y los tirantes empezaron a moverse de su lugar. Todo esto hizo que los habitantes de la casa estén en peligro y por ello tuvieron que salir de ella.

Al respecto de la condena, el fiscal Carlomango Alvarenga refirió: “Estoy conforme con la sanción al ingeniero Bernardo Pérez Chilavert, como autor de una conducta culposa, hecha dentro de una actividad relacionada a la construcción. Incumplió deberes referentes a la concreción de proyectos de obras de construcción, y puso así en peligro la vida y la integridad física de sus habitantes”.

Alvarenga mencionó además que era una condena que estaba acorde con lo que se demostró en el juicio, porque a lo largo de la audiencia pública prestaron declaración peritos propuestos tanto por la Fiscalía como por la defensa. También declararon testigos profesionales como ingenieros civiles y personas particulares que conocieron sobre el hecho.

Agregó el representante del Ministerio Público que durante el transcurso del juicio, el acusado llegó a un acuerdo conciliatorio y resarcitorio con la víctima, es decir le reparó el daño causado, y asumió la responsabilidad por la obra, concluye el reporte.