Esperanza a los enfermos de asma

 

El asma es una enfermedad que se caracteriza por la obstrucción variable del flujo de aire y por la híper respuesta e inflamación de las vías respiratorias. De acuerdo a cifras de la Organización Mundial de la Salud, afecta a más de 235 millones de personas a nivel global.

Por: Jhoanell Angulo/TekCrispy.com

En una investigación realizada en la Universidad de Leicester, un equipo de científicos logró identificar una proteína que tiene un rol importante en la enfermedad; y dan nuevas esperanzas a los que la padecen.

Por primera vez, los científicos han logrado identificar una forma activa de una proteína clave conocida como HMGB1, que se encuentra relacionada con el estrechamiento de las vías respiratorias en personas con asma grave. El novedoso hallazgo permitirá a los fabricantes de medicamentos dirigirse específicamente a la proteína, y en el futuro desarrollar tratamientos para el asma.

 El estudio se llevó a cabo en muestras de músculos y mucosa de las vías respiratorias recolectadas de pacientes que presentaban asma leve, moderada y grave, así como en voluntarios sanos reclutados en el Hospital Glenfield de Leicester.

La autora principal del estudio, Dra. Ruth Saunders, del Departamento de Infección, Inmunidad e Inflamación la Universidad de Leicester, expresa:

Hemos demostrado que la cantidad de HMGB1, una proteína que puede ser liberada en las vías respiratorias por las células implicadas en la inflamación o por las células dañadas, se incrementa en la mucosa de las personas con asma grave.

Este es el primer estudio que muestra un efecto directo de la HMGB1 en la contracción muscular de las vías respiratorias en respuesta a los estímulos. Los resultados de esta investigación brindan nuevas esperanzas de desarrollar mejores tratamientos para las personas que sufren la enfermedad.

 El asma puede ser provocada por una variedad de factores que no están asociados con causas alérgicas como el polvo o el polen; existen otros desencadenantes como infecciones o la exposición a diferentes temperaturas.
No ha habido un nuevo tratamiento para el asma en más de 20 años, y la mayoría de las terapias existentes, implican el uso de inhaladores.

Es un momento emocionante en la investigación del asma; está muy cerca la aparición de nuevos tratamientos para aliviar el asma alérgica y con los resultados obtenidos en este estudio, se espera que se puedan desarrollar medicamentos orientados a ayudar en el control del asma no alérgica. Si todo sale bien, se podría tener un fármaco viable en cinco o siete años.