Los ácidos grasos y la diabetes

Un incremento en el consumo de estos ácidos grasos esenciales se traduce en un incremento en los riesgos a desarrollar enfermedades del sistema endocrino.

Por:Francisco Espinoza/TekCrispy.com

Los ácidos grasos son considerados fuente vital de energía, y es por ello que forman parte de nuestra dieta diaria. Así que cuando se nos sugiere la reducción en el consumo de los mismos siempre hay controversia en la comunidad científica. Sin embargo, un estudio recién publicado que tardó 20 años en llevarse a cabo (1990-2011) y con una muestra de 71,334 mujeres, revela nuevos indicadores que sugieren deberíamos reducir el consumo de ácidos grasos para evitar específicamente enfermedades del sistema endocrino.

En concreto, la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD) ha revelado en su congreso anual que el incremento en el consumo de omega 3, ácido araquidónico y ácido docosapentaenoico en la dieta diaria, deriva en un aumento del riesgo a desarrollar Diabetes Tipo 2 en mujeres. Los tres ácidos grasos insaturados son considerados esenciales ya que en el cuerpo humano son convertidos a otros subproductos que no pueden ser sintetizados por ninguna otra vía.

Las carnes (rojas y blancas), las semillas y frutos secos han sido nuestra fuente principal de ácidos grasos insaturados. Pero en los últimos años, también se ha visto el incremento del consumo de algunos ácidos grasos a través de suplementos multivitamínicos. Todos ellos sin prescripción médica.

En el estudio presentado por la EASD se examinaron a mujeres obesas y con peso adecuado según su índice de masa corporal. En ambas el incremento de ácidos grasos en la dieta deriva en mayor riesgo a desarrollar diabetes; hasta un 33% de incremento se reportó.

No obstante decirle a un paciente que deje de consumir estos ácidos grasos es contraproducente, pues como ya dijimos son esenciales. Así pues las recomendaciones se limitan a reducir el consumo de carnes, que son la principal fuente de ácidos grasos insaturados, así como limitarse al consumo de suplementos vitamínicos por recomendación médica, no por automedicación.

Referencia:

  1. Dow C, Mangin M, Balkau B, et al. Poster 286. Fatty acid consumption and incident type 2 diabetes: evidence from the French E3N cohort study. Presentado en el: EASD 2016 Annual Meeting; Septiembre 12-16, 2016; Munich, Alemania.