Detección rápida del Alzheimer

El Alzheimer es una de las enfermedades degenerativas del cerebro que tienen mayor repercusión en el status social de los pacientes.

Por: Francisco Espinoza/ TekCrispy.com

La pérdida de memoria y los cambios del comportamiento se van manifestando de forma gradual, empeorando al punto de imposibilitar al paciente de realizar sus tareas diarias.

La detección temprana de esta enfermedad llega tener un papel muy importante, ya que con el tratamiento adecuado se puede lograr retrasar su evolución, es por ello que científicos han invertido en investigaciones para acelerar el proceso de detección y al parecer lo han logrado con mucho éxito.

La empresa Radox ha dado a conocer recientemente los resultados satisfactorios de su prueba de biochip para la detección temprana de Alzheimer.

Los biochips son dispositivos utilizados para realizar reacciones químicas a pequeña escala, y son útiles para la detección de proteínas, electrolitos, e incluso identificación de secuencias genéticas en un periodo breve; muchos hospitales y laboratorios hoy en día han sustituido las pruebas tradicionales con pruebas de biochip.

Así pues Radox, valiéndose de la habilidad de las pruebas de biochip para la identificación de secuencia genética, ha perfeccionado y ajustado la técnica para que sus pruebas de biochip detecten el gen APOE4.

Investigadores revierten resistencia a antibióticos de bacteria que causa tuberculosis
El gen de apolipoproteína E (APOE) juega un papel muy importante en el desarrollo de enfermedades degenerativas del cerebro.

Hay tres variantes (E2, E3, E4) de las cuales el gen APOE4 está íntimamente relacionado con el desarrollo de Alzheimer. Una persona que hereda dos genes APOE4 de sus padres tiene 10 o más veces el riesgo para desarrollar la enfermedad.

La prueba de biochip desarrollada por Radox, es capaz de detectar el gen APOE4 en término de 3 horas. De 384 pruebas realizadas y positivas, se verificó su eficacia en el 100% de las mismas al compararlas con la prueba de estándar molecular.

El costo de la prueba es reducido, y facilita que laboratorio y hospitales tengan acceso a la misma. Todo esto son beneficios para el paciente ya que implica el médico podrá emitir un diagnóstico presuntivo temprano e incidir en medidas que ayuden al paciente.