Metodo anticonceptivo basado en extractos vegetales

La planificación familiar permite a las personas tener la cantidad hijos que desean y determinar el espaciamiento entre los embarazos. Esto se logra a través del uso de métodos anticonceptivos, sin embargo, éstos están basados en formas sintéticas de hormonas, pueden generar una serie de efectos secundarios no deseables.

Por: Jhoanell Angulo/ TekCrispy

En un esfuerzo por superar estos inconvenientes, un grupo de científicos de la Universidad de Berkeley, realizaron un estudio basado en extractos vegetales, que podrían sustentar el desarrollo de un nuevo tipo anticonceptivo no hormonal, seguro, completamente natural y sin efectos secundarios.

Para tener éxito en su misión, el esperma tiene que ser bueno en dos cosas: nadar y perforar. La mayor parte de los controles de natalidad, incluyendo los condones, se enfocan en interrumpir el recorrido de los espermatozoides, ya que los científicos no han sido capaces de esclarecer el proceso de “perforación”. Pero ahora, utilizando mediciones de corrientes de iones, han encontrado una forma de inhabilitar este proceso. El resultado, expresan los científicos, podría ser un anticonceptivo más eficaz.
Los espermatozoides para realizar su traslado del cuello del útero a la trompa de Falopio, mueven su cola, realizando un movimiento similar al de una serpiente. No obstante, cuando llegan al huevo para perforar, utilizan su cola como un tirabuzón, ejerciendo un efecto de taladro, esta es una maniobra que los científicos denominan “patada de poder”. Lo que le da potencia a esa maniobra de perforación es un volcado masivo de iones de calcio en la cola del espermatozoide.

Aunque hay miles de diferentes tipos de canales iónicos en cada célula en el cuerpo humano, la patada de potencia se basa en una que se encuentra sólo en los espermatozoides; su nombre es CatSper.

En la investigación realizada, luego de estudiar más de 50 compuestos químicos, el equipo encontró dos prometedores compuestos que pueden adherirse al CatSper e impedir el volcado de calcio que se necesita para realizar la maniobra de perforación. Los compuestos provienen de plantas que los humanos han estado utilizando desde hace milenios: el aloe vera y la vid del dios del trueno.

Los científicos identificaron dos moléculas: Lupeol en el aloe vera y pristimerina en la vid del dios del trueno. En pruebas realizadas en laboratorio, ambos compuestos mostraron impedir que los espermatozoides perforen el huevo, gracias a una barrera protectora celular que lo rodea.
Los productos químicos podrían servir como un anticonceptivo de emergencia, que pudiera ser administrado antes o después de la relación sexual, o como un método anticonceptivo permanente a través de un parche para la piel o un anillo vaginal, según los investigadores.

La Dra. Polina Lishko, coautora del estudio, expresó: “Estos compuestos bloquean la fertilización y podrían servir de base para el desarrollo de una nueva generación de anticonceptivos. La posibilidad de disponer de un método de control de natalidad de origen vegetal, no toxico, no hormonal, seguro y sin efectos secundarios, es sin duda una alternativa atractiva e inestimable.”