“Le Mans cubre el hueco de la Fórmula 1”

ENRIQUE NARANJO/MARCA.COM

“Es una responsabilidad muy grande estar donde estamos, con este coche y este equipo, pero estoy súper feliz de tener esta posibilidad. Vivir esta carrera es de lo más grande que hay en el automovilismo“, relataba a apenas 24 horas de tomar la salida en La Sarthe.

Pechito rodará en el Toyota TS050 Hybrid número #9, junto al también rookie Yuji Kunimoto y Nicolas Lapierre, una unidad en la que debía estar Stephane Sarrazin pero a la que Toyota decidió enviar al argentino en el último momento, dada su reducido bagaje con el LMP1 provocado por su accidente en Silverstone.

“El incidente retardó mi aprendizaje en el coche e hirió mi confianza, pero es una piedra en el camino que ya está olvidada. Tengo esta carrera por delante, pero hay seis más después en las que volveré a mi coche inicial y tendré el resto del tiempo para demostrar por qué el equipo me puso aquí”, asegura el argentino, que no acabó del todo satisfecho con el quinto puesto porque “el tráfico impidió realizar un tiempo como para terminar terceros”.

El triple campeón del Mundial de Turismos (WTCC) se marca como objetivo completar la prueba y cometer los menos errores posibles: “Si lo logramos, tendremos un buen resultado”. De hecho, tener una carrera limpia es lo que más ansían las tres tripulaciones de Toyota. “No hay que dejarse llevar por Le Mans, por lo que significa esta carrera y es fácil cometer un error tratando de pasar a algún piloto cuando no es el momento”.

López incluso calificó de “peligroso” el hecho de que los prototipos de LMP2 hayan incrementado tanto sus prestaciones este año: “Son coches que van muy fuerte y están manejados por amateurs. Se torna peligroso, pero Le Mans es así. Es una carrera en la que hay que estar más atento de lo normal”, aseguró transmitiendo una inquietud a todos los pilotos de la categoría reina.

Pechito se mostró sorprendido por el ambiente vivido ya durante la semana, aunque las emociones fuertes llegarán mañana: “Hay que estar aquí para saber lo que significa esta carrera. Pilotar aquí es una sensación que he vivido pocas veces. Quizá con el Fórmula 1, pero es un auto construido para esta pista, las velocidades que alcanzamos son impresionantes, hay mucha diferencia de velocidad con otros coches… se disfruta mucho”, aseguró.

Precisamente Le Mans ocupará en el corazón del argentino el lugar que la Fórmula 1 le negó (estuvo cerca de debutar, pero el fallido proyecto de USF1 se lo impidió): “Este nuevo desafío cubre el vacío que dejó no haber podido llegar a la Fórmula 1. Es suficientemente grande para tapar ese hueco”.