Nueva esperanza para pacientes con insuficiencia cardiaca

Son bien conocidos los beneficios que la práctica de alguna actividad física provee a la salud del corazón; sin embargo, las personas con algún tipo de insuficiencia cardiaca, diagnosticada o no, cualquier ejercicio resulta agotador; esto sucede porque el órgano es incapaz de bombear la sangre correctamente, una situación que se acentúa en quienes ya han sufrido un ataque al corazón.

Por: Jhohanell Angulo/TekCrispy.com

Pero un grupo de especialistas del Instituto de Investigaciones de la Universidad de Ottawa, Canadá, han demostrado que un fármaco puede brindar los mismos beneficios que el ejercicio físico.

La llamada “píldora del ejercicio” aumenta el flujo de sangre, imitando los efectos de ir al gimnasio, lo cual podría revolucionar las vidas de los pacientes con insuficiencia cardíaca. En experimentos realizados, el fármaco experimental fortaleció los corazones de ratones y ratas con la condición cardíaca y los científicos esperan que tenga el mismo efecto en seres humanos.

 El medicamento se basa en una proteína llamada CT1 (cardiotrofina 1) que engaña al corazón para que piense que está siendo ejercitado, promoviendo un sano crecimiento y bombeando más sangre, que es justo lo que se consigue cuando se da un paseo en bicicleta, se trota o se realiza cualquier ejercicio cardiovascular.

El fármaco puede reducir la tasa de mortalidad de los pacientes con la condición, para la cual no hay cura. También reduciría la necesidad de trasplantes de corazón para los que hay largas listas de espera, debido a la falta de donantes. Estos efectos pueden tener un impacto significativo en la esperanza de vida de millones de personas en todo el mundo. Los investigadores encontraron que las células musculares del corazón tratadas con CT-1 se hicieron más largas y saludables.

Pruebas en los roedores de laboratorio y células cultivadas en un plato, mostraron que el fármaco a base de CT-1 también repara el daño al corazón y mejora el flujo sanguíneo.

La autora principal del estudio, Dra. Lynn Megeney explicó: “Cuando parte del corazón muere, los músculos restantes tratan de adaptarse creciendo; pero esto sucede de una manera disfuncional y en realidad no ayuda al corazón a bombear más sangre. En nuestro trabajo encontramos que CT1 hace que los músculos del corazón crezcan de una manera más saludable y también estimula el crecimiento de los vasos sanguíneos. Esto en realidad aumenta la capacidad del corazón para bombear sangre, al igual como lo haría con la práctica de ejercicios.”

El medicamento podría ayudar a millones de personas en todo el mundo, quienes viven con una condición por la cual su corazón se ha debilitado severamente, para lo que actualmente no hay cura.

Este es un descubrimiento alentador, que sugiere que la proteína CT1 podría ayudar a mejorar la función de un corazón que falla. Sin embargo, se requiere de mucha más investigación para determinar si el uso del fármaco basado en CT1, es seguro y eficaz en los seres humanos, con o en riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca.