Perito procesado por tráfico de influencias

El Ministerio Público divulgó que los agentes fiscales José Dos Santos y Josefina Aghemo (coadyuvante), de la Unidad Especializada de Delitos Económicos y Anticorrupción, formularon acusación contra el perito Roberto Duarte Cáceres, como consecuencia de una causa abierta en el fuero civil, la cual derivó en una causa de investigación penal.

El informe de la Fiscalía que el hombre fue acusado por los hechos punibles de tráfico de influencias y quebrantamiento de depósito. Los representantes del Ministerio Público solicitaron que la causa sea elevada a juicio oral y público.

Tras la denuncia de Carmen García Casado, realizada el día martes 28 de febrero de 2017, esta representación fiscal comunicó la apertura de las investigaciones ante el Juzgado Penal de Garantías de turno. Además, se solicitó como primera medida la orden que autorice la grabación de llamadas entrantes de los celulares de la denunciante, la víctima y del denunciado. El hecho comenzó cuando el citado perito fue ofrecido por una de las partes en un proceso que se lleva a cabo en el Juzgado Civil y Comercial, del magistrado Hugo Garcete, agrega.

Dice también que Roberto Duarte Cáceres, quien se desempeña como perito de parte, fue detenido en marzo de este año, durante una intervención fiscal vigilada realizada mediante seguimiento por medio de grabaciones durante una semana, con autorización judicial.

El ahora acusado se acercó a la demandada y, siendo perito del demandante, le ofreció dictaminar de manera favorable a cambio de la entrega de G. 30.000.000. Luego de varias grabaciones realizadas, el día de hoy esta persona recibió el monto de dinero.

Respecto al hecho punible de tráfico de influencias, la investigación señala que en febrero del año en curso, el perito se presentó en las oficinas de MS-RED COMPANY S.A. manifestando que el día 21 de ese mismo mes había hablado por teléfono con la contadora Viviana Servín y le había manifestado que los libros contables de la empresa no estaban al día. También mencionó a la denunciante, en esa oportunidad, que a la misma le convenía llegar a un acuerdo económico con él, porque este supuestamente ya había hablado con el juez Hugo Garcete, quien le habría mencionado que si el informe pericial era negativo la firma demandada MS-RED COMPANY S.A. tendría que abonar más de Gs. 60.000.000 (guaraníes sesenta millones) en concepto de costas de juicio. Sin embargo, si se llegaba a un acuerdo económico con el perito y el elaboraba un informe favorable para la empresa demandada, el juez fallaría a favor de la misma.

La acusación señala igualmente sobre el caso de quebrantamiento de depósito que, una vez finalizado el procedimiento de aprehensión, Duarte fue trasladado por funcionarios fiscales y efectivos policiales a la sede de la Unidad Especializada en Delitos Económicos y Anticorrupción del Ministerio Público. Una vez en tal lugar y ya reunido con su abogado defensor manifestó que se abstendría de declarar, lo cual fue documentado en el acta correspondiente. En ese momento le fueron exhibidos nuevamente los teléfonos celulares, lacrados en la bolsa de plástico descriptos en el acta de detención y una la carpeta de color verde, con documentos varios en su interior, elementos que se encontraban físicamente uno encima de otro. Además, se informó nuevamente al detenido que ambos elementos quedarían en custodia de esta representación fiscal como evidencias.

Luego, el imputado fue llevado hasta el lugar donde guardaría reclusión (sede del Departamento de Delitos Económicos y Financieros de la Policía Nacional). Minutos después, funcionarios de la Unidad Especializada en Delitos Económicos y Anticorrupción N° 10, en cuya secretaría se dio la oportunidad al imputado de prestar declaración indagatoria, se percataron de la ausencia de las evidencias incautadas durante el procedimiento en horas anteriores y descriptas en el acta de procedimiento.

Tras una búsqueda exhaustiva por todo el lugar, el agente fiscal Dos Santos se comunicó vía telefónica con el comisario principal DEAAP Hugo O. Aguilera Penayo, Subjefe del Departamento contra Delitos Económicos y Financieros de la Policía Nacional, a fin de consultarle si los agentes policiales a su cargo habían encontrado dos teléfonos celulares y una carpeta de color verde en poder de Duarte al momento de su traslado hasta el lugar de reclusión. El comisario respondió de forma afirmativa con respecto a los teléfonos, y una comitiva fiscal se constituyó a la mencionada sede policial.

Agentes de policía realizaron la requisa de rigor al detenido, en cuyo poder, a la altura de su cintura, fueron encontrados dos teléfonos celulares de idénticas características a las enumeradas en el acta, además de una billetera donde se encontraba su Cédula de Identidad, finaliza el reporte oficial.