27.3 C
Ciudad del Este , Py
domingo, octubre 22, 2017
El “disparatado artilugio” utilizado por tirador de Las Vegas

El “disparatado artilugio” utilizado por tirador de Las Vegas

Por 99 dólares, el ‘bump stock’ es un pedazo de plástico instalado en la culata de un fusil semiautomático que lo convierte en una especie de ametralladora. Fue aprobado por la oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de fuego en 2010.
INFOBAE.COM

El ‘bump stock’ es un pedazo de plástico ajustado a la culata de un arma semiautomática para permitir un fuego más rápido (AP)

El ‘bump stock’ es un pedazo de plástico ajustado a la culata de un arma semiautomática para permitir un fuego más rápido (AP)

En el 2010, un año y medio después de la llegada al poder del presidente Barack Obama, la oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego de los Estados Unidos (ATF) aprobó un novedoso dispositivo que permite hacer de un fusil semiautomático algo similar a una ametralladora.

Este accesorio que se instala en la culata de un arma de fuego, conocido como bump stock (culata abultada o protuberancia), se hizo tristemente famoso por ser utilizado por Stephen Paddock en su matanza de 58 personas en Las Vegas para poder disparar cientos de balas en pocos segundos sobre una muchedumbre en un festival de música country.

Se trata de un pedazo de plástico o metal que absorbe el retroceso y “mueve” el fusil una y otra vez sobre el dedo en el gatillo, permitiendo un fuego rápido.

Sin un bump stock un tirador puede disparar solamente tan rápido como mueve su dedo. Y dado que comprar una ametralladora real es extremadamente difícil aun en los Estados Unidos, el accesorio es cada vez más popular entre los entusiastas y, en este caso, los asesinos.

La Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas Fuego resolvió no regular el dispositivo en 2010, durante el primer gobierno de Barack Obama

La Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas Fuego resolvió no regular el dispositivo en 2010, durante el primer gobierno de Barack Obama

En 2010, agentes federales en el estado de West Virginia sometieron a prueba un antecesor del bump stock para decidir si debía ser regulado.

Es un disparatado y pequeño artilugio“, consideró el miércoles el ex oficial de armas de fuego Rick Vazquez, quien firmó una recomendación en la que asegura que la ATF no necesitaba intervenir en su venta, según reportó el Washington Post.

Su razonamiento se basaba en que el dispositivo realmente no modifica el funcionamiento del arma para hacerla automática, una práctica que está prohibida y que puede lograrse usando resortes, sistemas hidráulicos e incluso electricidad.

Pero los expertos reconocen que en concreto permite a cualquier usuario de armas modificar fácil y por poco dinero (unos 99 dólares) un fusil semiautomático para convertirlo en algo similar a una ametralladora.

Dos de las armas en la habitación de Stephen Paddock. El fusil de asalto de la izquierda tiene un ‘bump stock’ instalado

Dos de las armas en la habitación de Stephen Paddock. El fusil de asalto de la izquierda tiene un ‘bump stock’ instalado

“Está pensando para esos tipos que quieren parecer super ninjas en el polígono, el tipo de gente del que nos mofamos”, desestimó Vazquez, un ex marine. “Si quieres una ametralladora, únete a los marines”, agregó el ex agente, quien dijo no estar “capacitado” para juzgar su decisión de 2010, ya que “todo se evaluó justa y honestamente de acuerdo con las regulaciones”.

Las fuerzas federales encontraron 12 armas equipadas con bump stocks entre las 23 que Paddock acumuló en la habitación del piso 32 del Mandalay Bay para su masacre. Antes de eso se había especulado con que el tirador hubiera utilizado ametralladoras, ya que los testigos y los videos mostraban disparos en una sucesión rápida.

Estos artilugios se han convertido en el centro de un debate político por el control de la tenencia de armas en los Estados Unidos.

Stephen Paddock, el hombre de 64 años autor de la masacre

Stephen Paddock, el hombre de 64 años autor de la masacre

El martes la senadora demócrata por California, Dianne Feinstein, introdujo un proyecto de ley que prohíbe estos dispositivos y otros similares para aumentar la velocidad de disparo. “La única razón para querer disparar tantas balas tan rápido es para matar a un gran número de personas”, dijo Feinstein.

El control de armas es un tema polémico en los Estados Unidos, y los republicanos han puesto obstáculos numerosas veces a los intentos de implementarlo de manera más eficaz, aunque esta vez algunos legisladores de este partido se mostraron dispuestos a movilizarse contra los bump stocks.

Por su parte la Asociación Nacional Rifle (NRA), que promueve la libre tenencia de armas de fuego en los Estados Unidos, no quiso comentar ante el Washington Post sobre el proyecto de Feinstein.

A %d blogueros les gusta esto: