Dos abogados y un expolicía denunciados

Fiscales Elvio Aguilera Vázquez y Manuel Rojas Rodríguez

El Ministerio Publico divulgó este viernes que los  fiscales de lucha antidrogas Elvio Aguilera Vázquez y Manuel Rojas Rodríguez, presentaron una denuncia formal contra los abogados Samuel Carlos González Rodríguez y Ramón Acosta Araujo, y contra el expolicía Augusto René Brizuela Godoy (38), procesado por narcotráfico, evidenciados con la presentación de un reposo médico falsificado, y para suspender un juicio oral.

Se investigan los supuestos hechos punibles de producción y uso de documentos no auténticos, y está a cargo de la agente fiscal Cinthia Leiva Cardozo, de la Unidad Penal número 2, alude el informe de la repartición.

Dice luego que,c onforme la denuncia, el 18 de julio de 2017 se había fijado el inicio del juicio oral y público al citado expolicía, procesado por tenencia sin autorización de sustancias estupefacientes. En aquel entonces, sus abogados defensores presentaron un reposo médico en el que se aludía que el encausado tenía influenza. Se expidió el 17 de julio, con la supuesta firma de la Dra. Noelia Torres. De esa manera, consiguieron la suspensión del debate público.

Posteriormente, se fijó nuevamente el juicio para el 12 de setiembre, y nuevamente los abogados Samuel González y Ramón Acosta solicitaron la suspensión del juzgamiento de Augusto René Brizuela, a cargo del Tribunal, presidido por el magistrado Herminio Montiel. Para el efecto, presentaron el mismo certificado expedido por la Dra. Noelia Torres, pero con la fecha adulterada, y esta vez supuestamente por un accidente de tránsito sufrido por el acusado.

De esa manera, los profesionales del Derecho y el procesado habrían  consumando los hechos punibles de producción y uso de documentos no auténticos, previsto y penado en el Art- 246 de Código Penal.

Con la denuncia, los fiscales denunciantes adjuntaron la copia del certificado médico adulterado y la transcripción de la denuncia sobre el supuesto accidente sufrido por el expolicía, emanada de la comisaría 23ª del barrio Las Carmelitas de Ciudad del Este.

Según los antecedentes, el 31 de diciembre de 2010, una comitiva fiscal-policial allanó la vivienda del entonces suboficial de Policía,  Augusto René Brizuela Godoy, y requisó 8,219 kilos de cocaína. En el momento del procedimiento, el dueño de casa no se encontraba, pero fue imputado y declarado su rebeldía. Tiempo después fue capturado. No obstante, en el seguimiento investigativo, el entonces juez Manuel Trinidad le concedió el sobreseimiento provisional, pero la causa fue reabierta a pedido de los fiscales y ahora el acusado deberá afrontar el juicio oral y público, finaliza.