Diversión y armas: El “paraíso turístico” de Kim Jong-un

El líder de Corea del Norte utiliza un balneario de primera categoría para realizar pruebas militares.

RT SEPA MAS

Diversión y armas: El 'paraíso turístico' de Kim Jong-un que utiliza para probar sus misiles

Una isla frente a la costa del aeropuerto internacional de Kalma en Wonsan (Corea del Norte) es bombardeada durante un ejercicio de artillería, el 26 de agosto de 2017.
KCNA KCNA / Reuters

El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, tiene planes ambiciosos para un balneario en la ciudad costera de Wonsan. Además de utilizarlo como su lugar de veraneo, está reconstruyendo esta ciudad de 360.000 habitantes para convertirla en un templo para el turismo de miles millones de dólares.

Pese a ello, al mismo tiempo considera esta localidad como un buen lugar para probar misiles, pues ya ha lanzado casi 40 de ellos desde esta zona.

Varias personas nadan en el campamento infantil internacional Songdowon en Wonsan, Corea del Norte. / KCNA KCNA / Reuters

La idea de disparar misiles desde un lugar que se quiere desarrollar económicamente “puede parecer una locura” si se ve desde fuera, “pero así es como Kim Jong-un dirige su país”, explica a Reuters Lim Eul-chul, experto en economía norcoreana en la Universidad de Kyungnam, en Corea del Sur.

En la misma línea, otros investigadores y personas familiarizadas con el proyecto consultadas por la agencia sostienen que esta combinación de turismo y armas nucleares es representativa de la estrategia de Kim Jong-un para sobrevivir.

Paraíso turístico

Los planes de desarrollo de Corea del Norte para esta región se han multiplicado desde que se anunciaron por primera vez en 2014. Los folletos turísticos ofrecen a los inversionistas extranjeros potenciales negocios por valor de unos 1.500 millones de dólares en la Zona Turística Especial de Wonsan, de más de 400 kilómetros cuadrados, donde Kim ya ha construido una estación de esquí y un nuevo aeropuerto.

Varias personas pescan en la bahía de Wonsan, Corea del Norte, en octubre de 2016. / Handout . / Reuters

Según uno de estos folletos, la zona incluye aproximadamente 140 reliquias históricas, 10 playas de arena, 680 atracciones turísticas, cuatro fuentes de aguas minerales, varios balnearios y lagos naturales y “más de 3,3 millones de toneladas de barro con propiedades terapéuticas para la neuralgia y la colitis”.

Más que diversión

Sin embargo, para las fuerzas de seguridad de Kim, Wonsan es más que diversión bajo el sol. Además de realizar lanzamientos de misiles desde esta zona, en 2014 Kim trajo a Wonsan a sus más altos almirantes, a los que ordenó nadar 10 kilómetros a lo largo de la bahía como prueba de su capacidad.

En abril de este año, Kim utilizó la playa cerca del nuevo aeropuerto de Wonsan para llevar a cabo un simulacro de artillería descrito por los medios estatales como el más grande del país.

Poder simbólico

Según Reuters, Wonsan tiene un significado simbólico para la dinastía Kim: fue allí donde el abuelo del actual líder, Kim Il-sung, llegó en 1945 junto con tropas soviéticas para ayudar a fundar Corea del Norte tras el final del dominio colonial japonés.

Una joven lleva las compras en bicicleta cerca de la ciudad norcoreana de Wonsan en octubre de 2016. / Handout . / Reuters

Cuando el joven Kim fue elegido heredero de Kim Jong-il en 2009, contaba con pocos logros en su haber, pero si puede desarrollar Wonsan, sellará su imagen como constructor, apunta Kim Young-hui, un antiguo residente en esta ciudad, que ahora encabeza un equipo de investigadores sobre Corea del Norte en el Banco de Desarrollo de Corea de Seúl.

“Tiene fuertes razones políticas para desarrollar Wonsan”, añade.

Desarrollo paralelo

Además, los analistas apuntan a la línea política llamada ‘byungjin’, o desarrollo paralelo, adoptada por Kim en 2013. Este plan, que supone el avance en paralelo de la disuasión nuclear de Corea del Norte con el de una economía fuerte, es estratégicamente vital para Kim, según exdiplomáticos norcoreanos.

  • Las armas nucleares son una parte de su plan porque Kim espera que su mantenimiento cueste menos que el de las armas pesadas convencionales de su arsenal.
  • Proyectos como Wonsan son la otra parte. Con ello, buscaría reducir la parte de la financiación que le da a los militares y asignar así más dinero a la economía civil.

“Kim Jong-un sabe que solo puede controlar la sociedad y garantizarse un liderazgo largo si aumenta su papel e influencia en la economía”, asegura Thae Yong-ho, exembajador de Corea del Norte en Londres, quien desertó junto con su familia en 2016.

No obstante, de momento ningún socio extranjero importante ha dicho que apoyará los proyectos de Kim en Wonsan. El nuevo aeropuerto, terminado en 2015, aún no se ha abierto a vuelos internacionales. EE.UU. restringió recientemente a sus ciudadanos viajar a Corea del Norte, mientras que las nuevas sanciones internacionales prohíben la constitución de empresas conjuntas con el hermético Estado norcoreano.