En primer día “ya pescaron” infractores

La SEAM anunció que como resultado del operativo de control del cumplimiento de la veda pesquera iniciado, durante la primera jornada,  se requisaron y destruyeron 500 metros de espineles y se regresaron al agua varias presas capturadas.

Personal de la Secretaría del Ambiente (SEAM), Fiscalía del Ambiente, Armada Paraguaya y de la Entidad Binacional Yacyretá iniciaron este lunes los trabajos de control y verificación en cumplimiento de la Resolución 538/17, que dispone la prohibición de pescar. Cabe recordar que dicha resolución rige para todo el territorio nacional en las modalidades de pesca deportiva y comercial, así como para la utilización de artes de pesca, transporte y comercialización de productos pesqueros, alude el informe de la institución.

Añade diciendo quew, según informe de fiscalización, al inicio de la veda pesquera se procedió a limpiar el río Paraguay de espineles y otros artes de pesca. El trabajo fue llevado en conjunto con la Fiscalía del Ambiente, efectivos de la Armada Paraguaya y de seguridad de la Entidad Binacional Yacyretá, junto con la Prefectura Argentina.

Como resultado de este primer control, al final de la mañana de este lunes, fueron destruidos cerca de 500 metros de espineles encontrados en el curso hídrico. Estos elementos contaban con presas capturadas de la especie boga, armado y bagre amarillo, que de inmediato fueron devueltos al agua, añade.

Advierte luego que la SEAM, en conjunto con otras instituciones, proseguirá con estrictos controles de rutas, comercios, transportes y agua, para hacer cumplir efectivamente las normativas ambientales. Asimismo se prevén verificaciones y fiscalizaciones de alto nivel multidisciplinario.

Se recuerda a todos los acopiadores y casas comerciales, como pescaderías, supermercados, restaurantes y comedores, y pescadores, inscriptos en el Registro Nacional de Pesca, que tengan en almacenamiento pescados extraídos en tiempo y forma antes del inicio de la veda podrán ser comercializados en el plazo perentorio de cinco días corridos desde el inicio de la veda pesquera, al solo efecto de agotar los productos almacenados, alude finalmente el informe.