Incapacidad gubernamental para enfrentar problemas de salud

Dr. Luciano E. Pereira R.

No hace mucho, a través de las redes sociales, expresé mi contrariedad por un convenio entre el Ministerio de Salud y médicos militares de los EE.UU. que vinieron a realizar cirugías ortopédicas.

Mi posición se sustentaba en el hecho de que nadie en su sano juicio podría pensar que pudiera suceder lo inverso: Esto es, que médicos paraguayos pudieran realizar prácticas profesionales en los EE.UU. sin que se siguiera toda una serie de engorrosos y prolongados trámites burocráticos. Para el ministerio es una posición cómoda trasladar su responsabilidad a delegaciones de profesionales extranjeros y tapar así el agujero de su incapacidad. De hecho existen numerosos profesionales preparados para realizar los procedimientos aludidos, para lo cual el ministerio debería proporcionar insumos y recursos financieros, pues no se puede pretender que todo se haga gratis.
En momentos en que esto escribo, una delegación de médicos alemanes presta servicios en el hospital de Pte. Franco, operando labios leporinos y realizando cirugías reconstructivas de secuelas de quemaduras, etc. Un colega de la capital me envió un audio con ruego de difusión y con ello se reavivó la discusión del asunto, lo que me mueve a las siguientes reflexiones:
• No está bien que el Paraguay siga considerando “normal” asumir posiciones mendicantes, que no hacen sino revelar desembozadamente la incapacidad gubernamental de hacer frente a los problemas de salud mencionados.
• La incapacidad del gobierno es más bien una falta de sensibilidad hacia la gente económicamente más desfavorecida, pues sabemos que los pudientes acceden a servicios privados no sólo del país sino del extranjero.
• El Círculo Paraguayo de Médicos no ha dicho nada sobre el asunto, haciendo vista gorda de una situación repetitiva a todas luces incorrecta. La Sociedad Paraguaya de Ortopedia y Traumatología ha emitido un comunicado señalando que se presentaron secuelas de los actos quirúrgicos a los que se sometieron compatriotas, debiendo médicos paraguayos solucionarlas, ya que los norteamericanos apenas terminadas las cirugías se mandaron mudar.
• Siendo muy radicales, podríamos decir que médicos en formación de esas naciones utilizan a nuestro humilde pueblo como cobayos, pero no creo que ello sea exacto. La realidad es que sí viene gente joven, acompañada de gente de mayor experiencia, a “hacerse de mano”, como se dice vulgarmente, pero bajo supervisión.
• La solución ideal sería que el MSP tomara cartas en el asunto con patriotismo, haciendo posible que paraguayos solucionen los problemas de paraguayos. Esto no es chauvinismo inútil, signo dignidad verdadera.
• Pero mientras nos ponemos de acuerdo en cuestiones éticas y patrióticas, apoyo, muy a pesar mío, la presencia de los colegas extranjeros, pues el sufrido pueblo no puede esperar mucho y desea y merece soluciones rápidas.

Cardiólogo, internista