Homicida reincidente con 33 años de cárcel

Un hombre sindicado de matar a una mujer y a sus dos hijos en el 2014 durante un asalto en Itakyry (Alto Paraná), fue condenado a 33 años de pena privativa de libertad en un juicio oral y público llevado a cabo en el Poder Judicial de Ciudad del Este, divulgó el Ministerio Publico.
Fiscal Víctor Santander

Se trata de Carlos Giménez Torres (25), quien con anterioridad ya había cometido un homicidio en la zona de Caaguazú y por el cual fue sentenciado a 18 años de prisión, dice el reporte de la Fiscalía.

Añade consignando que el fiscal Víctor Adolfo Santander representó al Ministerio Público y demostró con pruebas irrefutables, tanto testimoniales como documentales, la autoría de Giménez Torres en el triple homicidio.

El representante público solicitó la pena máxima prevista en nuestra legislación para hechos de esta naturaleza, que es de 30 años, y de igual modo requirió 3 años de medida de seguridad.

Los magistrados, que conformaron el Tribunal Colegiado de Sentencia, Efrén Giménez (presidente), Herminio Montiel y Milciades Ovelar (miembros),valoraron todos los elementos de convicción presentados por el Ministerio Público y a la vez el antecedente del acusado para dictar la condena de 30 años de prisión más los 3 años de medida de seguridad.

Según los antecedentes, el triple homicidio ocurrió el 26 de setiembre del 2014, a las 19:30 horas aproximadamente, en el interior de una despensa denominada “Ña Leonarda”, ubicada en la colonia Zanja Morotí del distrito de Itakyry. En la oportunidad, llegó al lugar José Arthur Ferreira, de nacionalidad brasileña, quien empezó a llamar a la mujer por su nombre, en tono alto y en portugués le manifestó “doña Leonarda, podés levantarte y atenderme, necesito hacer compra”.

Nilda Felicita Chaparro López, hija de la comerciante, abrió la ventana y el sujeto le manifestó que quería cerveza. En ese momento llegaron al lugar sus cómplices, Carlos Giménez, Adriano Ojeda Neginho Ferreira y Sebastián Santander (quienes están en rebeldía) con escopeta y arma corta en manos, echaron la puerta e ingresaron violentamente al lugar realizando disparos de arma de fuego. En ese ínterin, uno de los ocupantes de la casa, tratando de salvar la vida de sus familiares, también realizó disparos de arma de fuego, que impactó en uno de los asaltantes, José Arthur Ferreira, quien falleció en el acto.

Seguidamente, Carlos Giménez Torres disparó contra la dueña del negocio, Leonarda López Espínola y su hijo Fabio Adrián Chaparro López, de 13 años, quienes igualmente murieron casi en forma instantánea. Mientras que Nilda Felicita Chaparro López sufrió heridas de bala, fue socorrida y 6 días después falleció en el Hospital de Traumas de Asunción.

Luego de consumar los hechos, los criminales robaron dinero y algunos objetos, y se dieron a la fuga. Sin embargo, Carlos Giménez Torres fue capturado tiempo después por agentes policiales, procesado y ahora condenado a 33 años de pena privativa de libertad. Sus cómplices Adriano Ojeda Neginho Ferreira y Sebastián Santander permanecen prófugos de la justicia.

OTRO CRIMEN EN SU HABER

Antes de su participación en el triple crimen, Carlos Giménez Torres ya había cometido un homicidio doloso en la comunidad indígena Tekoha Porá, de la colonia Nueva Toledo (Caaguazú).

Este hecho se produjo el 13 de julio del 2014, en horas de la tarde, oportunidad en que resultó víctima fatal el indígena. Ademir Fernández Rojas, quien sufrió heridas de bala. Luego, el criminal huyó a la zona de Itakyry, donde cometió el triple homicidio el 26 de setiembre del 2014, es decir apenas dos meses después del primer suceso.

Tras su captura, Carlos Giménez Torres fue juzgado primeramente por el crimen cometido en Nueva Toledo. Justamente en esa época el fiscal Adolfo Santander cumplía funciones en aquella localidad, y logró su condena a 18 años de prisión. Ahora, el mismo representante público, quien se desempeña como fiscal en Minga Porá, obtuvo la condena de 33 años de prisión para el criminal, finaliza el informe.