Un 10% de reconstructoras mujeres

Los 133,6 kilómetros de recapado de la Ruta 4, tramo San Ignacio-Pilar fueron habilitados oficialmente este lunes por el presidente Horacio Cartes. Fue en oportunidad de la gira realizada al departamento de Ñeembucú, donde también inauguró las mejoras introducidas en el Hospital Regional de Pilar.

A las 16.30, Cartes presidió el acto de habilitación oficial del tramo San Ignacio-Pilar, en la rotonda de la ciudad de Pilar.

La inversión fue de 292 mil millones de guaraníes, dijo el ministro de Obras Públicas, Ramón Jiménez Gaona, quien acompañó al dignatario. La obra estuvo a cargo de T&C Ingenieria.

“Estamos acompañando al señor presidente, que esta tarde habilitó la reconstrucción de la Ruta 4ta, 133 kilómetros de ruta que han sido intervenidas. Hemos hecho la reconstrucción total del tramo, teniendo en cuenta el nivel del daño. Es una Ruta 4ta que hizo sufrir a los ciudadanos de Ñeembucú por mucho tiempo,  por la baja calidad de la obra inicial, que nos obligó a hacer una inversión de 292 mil millones de guaraníes en este tramo”, agregó.

“Esta obra que ponemos al servicio de la ciudadanía, incluye también la garantía del mantenimiento de la ruta durante los próximos 5 años. Eso significa que le damos una garantía total a Ñeembucú de que tendrá una ruta segura, bien hecha y bien mantenida, con la certeza de que a largo plazo seguirá sirviendo a la gente”, acotó después.

10% de reconstructores de la Ruta 4ta fueron mujeres

“Esta ruta tiene un rasgo que la hace muy especial: en la reconstrucción trabajaron más de 500 personas, de las cuales el 10% fueron mujeres. Las últimas cargas de asfalto, fueron transportadas por aguerridas y laboriosas mujeres paraguayas, que condujeron enormes camiones volquetes, dándole un toque sutil a este emprendimiento”, dijo también el ministro Jiménez Gaona.

“La Ruta San Ignacio Pilar se constituye en una ruta con altos standares de seguridad y confort, gracias a la tecnología aplicada en su reconstrucción y mediante la utilización de productos de última generación, a fin de mejorar la calidad y durabilidad, como el cemento polímero. La profundización de la base estructural, la ampliación de la razante y mayor cantidad de piedras, no representaron un mayor gasto para el Estado”, siguió.

“La Ruta 4ta, resultado del negociado y de la traición de gobernantes y políticos deshonestos, hoy se constituye en una de las más seguras del país”, acotó.