Wi-Fi y móviles aumentan riesgo de aborto espontáneo

Científicos del Instituto de Investigación de la Fundación Kaiser, en Oakland, California, han descubierto que la exposición a la radiación no ionizante en el campo magnético, emitida por los wi-fi, teléfonos celulares, computadoras portátiles y microondas, entre otros dispositivos, puede representar una grave amenaza para las mujeres embarazadas.

TEKCRISPY.COM

El estudio encontró que la radiación no ionizante de campo magnético (MF), que también es emitida por líneas de alta tensión y torres celulares, provoca daños genéticos que pueden causar aborto espontáneo.

De acuerdo con el estudio, las mujeres embarazadas expuestas a niveles elevados de radiación MF, tienen un 48 por ciento más de probabilidades de perder a su bebé, que las mujeres expuestas a las cantidades más bajas.

Los abortos espontáneos afectan entre el 15 y el 20 por ciento de los embarazos y se definen como la pérdida inesperada de bebés de menos de 20 semanas de gestación.

En su estudio, los investigadores analizaron a 913 mujeres embarazadas en diferentes etapas de su gestación. Algunos de los participantes del estudio habían sufrido al menos un aborto involuntario.

Todos los participantes llevaron un medidor EMDEX Lite, que mide la exposición a la radiación MF, durante 24 horas en un día típico. Adicionalmente, se les solicitó a las mujeres que revelaran si habían tenido un aborto espontáneo previamente, fumado, bebido alcohol y si habían tenido fiebre o infección, factores que pueden aumentar el riesgo de aborto espontáneo.

Los resultados revelaron que entre las mujeres embarazadas expuestas a los niveles más altos de radiación MF, el 24,2 por ciento tuvo un aborto espontáneo, lo que implica un riesgo 48% mayor en comparación con el 10,4 por ciento de las mujeres expuestas a cantidades más bajas de radiación no ionizante. Este riesgo ocurre independientemente de si las mujeres han sufrido abortos involuntarios en el pasado.

El Dr. De-Kun Li, epidemiólogo reproductivo y perinatal, y autor principal de la investigación, indicó:

Este estudio proporciona evidencia de que la radiación no ionizante del campo magnético, podría tener impactos biológicos adversos en la salud.

Pocos estudios han podido medir con precisión la exposición a la radiación no ionizante del campo magnético. Además, debido a la actual falta de investigación sobre este tema, no se conoce el umbral biológico más allá del cual puede desarrollarse los problemas de salud, y aún no se comprenden los posibles mecanismos subyacentes que ocasionan el incremento de los riesgos.

Los investigadores esperan que los hallazgos estimulen la realización de estudios adicionales necesarios para establecer los potenciales riesgos y peligros que representa para la salud la exposición a la radiación no ionizante, incluida la salud de las mujeres embarazadas.