“No he mentido. No soy corrupto”, dijo Kuczynski.

El líder de Perú, envuelto en un escándalo de corrupción relacionado con la constructora brasileña Odebrecht, ha calificado de “un asalto al orden constitucional” el pedido de su vacancia.

RT SEPA MÁS

En medio de un escándalo de corrupción, el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, acusado de recibir pagos ilegales por la constructora brasileña Odebrecht, ha concedido una entrevista a periodistas de diferentes medios televisivos bajo la modalidad de conferencia de prensa.

Antes de empezar a contestar las preguntas de los periodistas, el líder peruano ha reiterado que las acusaciones en su contra sobre su vinculación con el escándalo de Odebrecht son falsas.

 

“No he mentido. No soy corrupto”, ha anunciado Kuczynski.

 

Además, el mandatario ha pedido disculpas ante el pueblo peruano “porque no he explicado” claramente este asunto. “Voy a demostrar no solo en esta entrevista sino en los próximos días que no he cometido ningún crimen, no he creado cuentas ficticias en paraísos fiscales”, ha prometido Kuczynski.

“Un asalto al orden constitucional”

Varios partidos peruanos de la oposición presentaron el viernes pasado en el Congreso una solicitud de “vacancia” para destituir al presidente Pedro Pablo Kuczynski. Este paso implica el comienzo de un proceso de ‘impeachment’ contra el mandatario por “incapacidad moral”.

De esta manera, según el presidente peruano, las actuales acusaciones en su contra representan “un asalto al orden constitucional tratando de hacer una vacancia exprés”.

“No he firmado ni un solo contrato”

El pasado miércoles un grupo de legisladores presentó un conjunto de documentos que revelaron que la consultora financiera de Kuczynski, Wesfield Capital, habría recibido por parte de Odebrecht 782.207 dólares entre 2004 y 2007.

Parte de este pago fue destinado para Westfield Capital, firma de Kuczynski, cuando se desempeñaba como ministro de Economía y presidente del Consejo de Ministros del Gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006).

Sin embargo, Kuczynski explicó que en cuanto fue nombrado ministro en el 2001 y luego en el 2004 él “renunció a todos los directorios en los cuales estaba”, se apartó “totalmente de su empresa” y todos los negocios los manejó su socio, el chileno Gerardo Sepúlveda.

En ese sentido, el mandatario ha insistido en que no participó en ninguna decisión de su compañía. “Yo no he firmado ni un solo contrato ni he gestionado con el contrato, ni uno solo”, ha reiterado Kuczynski en múltiples ocasiones durante la entrevista.