La quimioterapia y la caída del cabello

La pérdida de cabello es un efecto secundario frecuente del tratamiento del cáncer, y para muchos pacientes, se convierte en una verdadera preocupación.

TEKCRISPY.COM

Hay muchos tipos de cáncer, de hecho más de doscientos, pero todos son el resultado del mismo problema: el crecimiento celular no regulado que genera un exceso de tejido, que forma los tumores.

 Los medicamentos incorporados en la quimioterapia están diseñados para atacar y eliminar activamente las células de crecimiento rápido, rasgo que distingue a las células cancerosas, al interrumpir el proceso de división celular, conocido como mitosis. Sin embargo, estos fármacos no pueden diferenciar entre células cancerosas anormales y células sanas normales.

Debido a esto, las células sanas que tienen altas tasas de mitosis, es decir, que se multiplican rápidamente, también pueden verse afectadas la quimioterapia; este es el caso de los folículos capilares, el revestimiento de la boca, el estómago y algunas células de la médula ósea.

El nivel de pérdida de cabello o alopecia inducida por la quimioterapia (CIA, por sus siglas en inglés) depende del tipo de cáncer, del medicamento específico utilizado en la quimioterapia y de la dosis y el patrón del tratamiento. En algunos casos se ve afectado no sólo el cabello, sino las cejas, las pestañas y el resto del vello corporal.

Es muy probable que la quimioterapia mate las células cancerosas, pero desafortunadamente tiene efectos secundarios, entre ellos la pérdida de cabello. Sin embargo, las células sanas de los folículos capilares se repararán a sí mismas, lo que hará que la pérdida de cabello sea temporal.

El recrecimiento del cabello después de la quimioterapia generalmente comienza dentro de 1 a 3 meses después de que la terapia ha terminado. Hasta el 60 por ciento de los pacientes reportan cambios en el color o la estructura del cabello durante la primera ola de recrecimiento del cabello, y muchos experimentan cabellos más rizados. Sin embargo, estos cambios en su mayoría transitorios, y el cabello vuelve a la normalidad con el tiempo.