Pintura sonorizadora en tramo de la Ruta VII

Obras Publicas anunció que la nueva ruta que construye Tape Pora entre Caaguazú y Minga Guazú, como parte de la duplicación de la ruta VII, “Dr. José Gaspar Rodríguez de Francia”, tendrá una pintura sonorizadora que funciona como “despertadores” para minimizar el despiste de los conductores.

La tecnología a ser aplicada es por termoplástica a extrusión. La misma es implementada desde el 2015 por el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) en diferentes tramos del país. Sin embargo, será la primera experiencia en una ruta internacional, en un tramo 113 kilómetros.

Según el jefe de proyectos de Tape Pora, ingeniero Gastón Mendoza, la pintura sonorizadora minimiza la posibilidad de despiste pues actúan como despertadores al momento que el vehículo transita  sobre ellas y, además, hace  más visibles las líneas demarcadoras en periodos de lluvia.

El ingeniero Gastón dijo también que la nueva autopista estará equipada con los  ojos de gato o tachas reflectivas para garantizar la seguridad  para el tránsito  nocturno en vista de que está diseñada para 90 km/hora en promedio.

Para retornar en dirección contraria y efectuar el paso en el camino se construyen 83 puestos, distantes a tres kilómetros cada una. La maniobra de giro se realiza en U en los lugares emplazados dentro del paseo central tras acceder por un tercer carril, según explicó Gastón.

Las vialeras Tecnoedil S.A, Roggio S.A, Constructora Acaray, fueron contratadas para el trabajo. Operan en tres frentes para poder terminar para diciembre próximo. La obra tiene una inversión de 130 millones de dólares y el financiamiento se concretó a través de un contrato, en el cual Tape Pora transfirió la totalidad de derecho al cobro del peaje a un patrimonio autónomo administrado, en este caso, por el banco Atlas, consigna el informe ministerial.