“Ese muchacho no sabe nada..”

Diego Armando Maradona volvió a demostrar que no tiene pelos en la lengua. El astro analizó la situación actual de la selección de su país y no dudó en atacar con dureza a su seleccionador, Jorge Sampaoli. En su opinión, se ha perdido mucho respeto a Argentina de cara a la próxima cita mundialista de Rusia.

MARCA.COM

“Lo que me jode a mí es que a nosotros nos costó mucho que nos respetaran, que tuvieran miedo a Argentina. Hoy, salvo por Messi, le han perdido el respeto a la camiseta. En el último partido ante Nigeria (2-4) casi nos comemos ocho, por favor“, comentó Maradona en declaraciones a Diario Popular en Dubai. Sin embargo, ve opciones de poder ganar el Mundial: “Hay un 60 por ciento de posibilidades de ser campeón en Rusia, siempre y cuando el nene (Lionel Messi) esté iluminado”. “Porque los demás pueden hacer el coro, pero nunca lo pueden reemplazar cantando. El único cantante es él, el resto no”.

El ex futbolista considera “bochornoso” apostar por Icardi de cara al Mundial. Su favorito para la delantera está claro: Higuaín) es diez veces mejor, por eso para mí tiene que tener una nueva chance. Pero ese muchacho (Sampaoli) no sabe nada. De lo que sí sabe es de ir a comer a la casa de los amigos, eso lo sabe perfectamente, va sin GPS”. Maradona también cree que habría que dar una oportunidad a Carlos Tévez: “No es un debate. No tenemos nada más. Estamos rasguñando las piedras para sacar un nueve, uno que desborde. Carlitos además tiene el fuego sagrado, contagia. El otro día a (Ángel) Di María le preguntaron cuál era su sueño: ‘Ganar la Champions’, dijo. ¿Y la Copa del Mundo con la selección? Así piensan”.

En cuanto al entrenador, Jorge Sampaoli, Maradona se mostró extremadamente crítico. Explicó el motivo de su mala relación con el seleccionador: “Teníamos un proyecto con Sampaoli en el Sevilla. Él me llamó cuando estaba viendo la final de la Copa Davis en Croacia, estaba desesperado. ‘Llamame cuando estés en Dubai y hablamos'”, le dije”. “‘No, Diego, el Sevilla te quiere hacer un homenaje'”, me dice. “‘¿Cómo? No me jodas, jugué tres partidos en Sevilla. Es lo mismo que me hagan un homenaje los de Fiorito‘”, le dije. No tenía sentido. Lo que pasó ahí es que él tenía todo arreglado con la Selección y me quería usar a mí para la foto. Él quería que yo sea su escudo…”.